Estirar el chicle

   Muy buenas.

   Creo que si las cosas malas se extienden lo suficiente, se pueden volver positivas.

   E.G: Si te emborrachas solo en casa, eres un puto «loser», pero si te emborrachas con 20 personas en casa, es un botellón.

   Si Hernán Cortés hubiera ido a América, le patea la cabeza a un par de indios y se vuelve, hubiera sido un cafre. Pero como se recorrió todo el continente a golpe de acero, fue un conquistador.

   SI Chiquito hubiera dicho «fistro» un par de veces, no habría repercutido, peor al decirlo hasta la saciedad, agarró en el colectivo.

   Pero, sin embargo, si te pasas de estirar el chicle, ya puedes darle otra vuelta y es malo.

CortesMoctez.jpeg

Hernán Cortés dando ejemplo de masacrar lo justo para no ser considerado conquistador y no caer mal al mismo tiempo.

   E.G: si a Hernán Cortes se le hubiera calentado la mano, y hubiera subido hasta Canadá, sigue por Groenlandia, baja por Siberia, y continúa dándole al machete por toda Europa, ahí ya los reyes católicos le hubieran dicho algo: «Hernan, antes molabas. Lo de pasarte por toda América, saqueando en nombre de la corona y predicando a Dios, vale, pero lo de atacar al Zar de Rusia, a los polacos, Alemania… todo eso era innecesario».

   Por eso, las cosas hay que estirarlas hasta que quedes bien, y entonces, paras. No como hace Dios.

El-gran-diluvio-universal-ocurrio-segun-el-famoso-arqueologo-Robert-Ballard-e1355430330801.jpeg

Dios demostrando que no sabe cuando una broma ya no tiene grácia.

   Es mejor dejarlo cuando estás en la cúspide y ser recordado/a como alguien grande, tipo Marilyn Monroe, que despeñarte cuando estás cuesta abajo.

   Pero esto es complicado, señores/as. Hay cosas malas que no hay forma de arreglarlo por mucho que insistas, como la Cruzcampo.

   Con estas cosas, chungas por naturaleza, lo suyo es tontear un poco, quedar como bromista, y parar. Si insistes es cuando ya la cagas, pero si paras a tiempo, puedes salvarte.

Si «el canto del loco» hubiera sacado solo la canción de las zapatillas, quedarían como una anécdota graciosa. Al hacer una segunda canción, ya se pasaron. Y lo mismo con la Cruzcampo; un par de botellines en plan por echarnos unas risas sobre lo mal que puede llegar a hacerse algo… perfecto. Ningún ningún problema; yo también me he tirado algún pedo por la juerga. Pero de ahí a comercializarlo… es un asunto de tener filtro.

Y no voy a hablar de Yoko, porque mira… no quiero estirar esta entrada demasiado.

No se podía haber limitado a un simple polvo de una noche. No. Tenía que liarlo en una relación.
Me cago en la leche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s