Gilipollas. Gilipollas everywhere

Buenos días.

Todos conocemos Gilipollas. Los hay a patadas. Es como si cuando Dios los cría se le fuera la mano con el botón.

Pero antes que nada, voy a definir qué es para mí un Gilipollas, porque es posible que la denominación varíe para ti, y lo que yo llamo Gilipollas para ti sea un imbécil, estúpido, cenutrio, pedante o incluso retarder.

Como hay Gilipollas tanto en el género masculino como en el femenino, saltaré de un género al otro indistintamente. Hay mierda para todos.

Cómo Reconocer a Gilipollas

El Gilipollas, tanto hombres como mujeres, es esa personas que vive en un mundo de auto-retroalimentación en el que tiene razón siempre. Digo que se auto-retroalimenta, porque no necesita un feedback externo para ver si va por el buen camino o no: sabe que lo que hace es perfecto. Cada cosa que hace y dice tiene más valor que la que haces o dices tú, pero con un toque importante: es una tocapelotas. Lo que hace y dice toca la moral de grandes y pequeños, molesta, jode, inoportuna y frecuentemente, saca de quicio. En parte es irritante per se, y en parte porque cuándo lo analizas te das cuenta del poco sentido que tiene lo que hace o dice y no puedes entenderlo.

Cómo digo, siempre tiene la razón, y si por lo que sea se juntan cincuenta personas demostrándole que lo que dice no tiene sentido, aumenta más aún su ego porque ve cómo sostiene la antorcha de la verdad allí dónde todo el mundo se equivoca y su función en la vida es iluminar al ciego. Y si no puede soportar la presión por lo que sea, recurre al plan B: “nadie me comprende”. Se hace el mártir, lo cual irrita todavía más.

Otro factor importante es que la conducta Gilipollesca del Gilipollas es constante. Es decir, no es que en un momento determinado haga algo absurdo, como vestir de una forma ridícula, o diga “brunch” en lugar de “almuerzo”, sino que es su conducta normal: usará un vocabulario fuera de lugar o actuará de maneras molestas de forma recurrente porque es su naturaleza.

Es posible que en ocasiones hayas hecho algo tonto y pensaste: “joder, soy gilipollas”. No te preocupes, errores cometemos todos y todas. Solo ha sido algo pasajero y lo más importante: has sido consciente de ello. Si realmente fueras Gilipollas no lo harías, es más: lo justificarías. Los Gilipollas no suelen ser conscientes de su condición.

Caminando entre Gilipollas

Una vez dejadas claras las bases del tema, pasemos al problema en sí.

Lo malo de las personas Gilipollas no es que estén ahí, sino que son cansinos como los zombis.

antes-de-diagnosticarte-a-ti-mismo-depresion-o-baja-autoestima-asegurate-de-no-estar-de-hecho-simplemente-rodeado-de-gilipollas

Da igual que derrotes a uno, antes o después otro lo reemplazará. Es una lucha perdida de antemano; nunca podrás vivir en un entorno libre de Gilipollas. Incluso si te fueras a una isla desierta, aparecería alguna Gilipollas de detrás de una palmera a dar por culo.

A veces pienso que se crean por generación espontánea o gente que era normal, de repente se vuelve Gilipollas como los Mr. Smith de Matrix.

El otro factor importante es su mundo interno. Hay que tener en cuenta que viven en un estado de autismo permanente, es decir, creen con fe visceral que lo que hacen es lo correcto y la única forma de hacer las cosas bien; viven una especie de endo-esquizofrénia.

Auto-justifican cualquier cosa de cualquier forma y da igual cuánto tiempo discutas con ellos, se las apañarán para contrarrestar tus argumentos, aunque sean unos sinsentidos (que es lo que suele pasar), pero como tú estás en un plano de la discusión diferente, sus argumentos carentes de lógica colapsan, te provocan una paradoja mental y acabas por darlos por imposible, lo que a sus ojos es darles la razón, alimentando sus justificaciones.

Es como hacer una carrera con un zombi; ellos no se cansan, tú sí.

Aún en el caso de que consiguieras hacer brecha en sus razonamientos y acabaran por aflojar, da igual. A los diez minutos ni recordarán la conversación y volverán a su conducta original (regeneran su ego y argumentos como Lobezno).

Si además el Gilipollas viene acompañado de una pareja, es peor. Generalmente este complemento suele haber sido domesticado y le dará la razón a todo, bien porque realmente es sumiso, bien “para que se calle”. Pero en cualquiera de los casos cebará esa realidad ficticia en la que el Gilipollas vive, en la que sus argumentos y conductas son las idóneas.

Así que, amiga mía, la batalla está perdida. Lo sé, es triste, pero es cierto. Incluso los Manowar tirarían la toalla con estas personas.

Un momento… creo que Manowar son también Gilipollas.

Cómo Defenderse de los Gilipollas

¿Qué podemos hacer entonces? Dejarlos estar. Entender que son cómo son e intentar que no nos afecte, sacarlas al sol y regarlas cada ocho horas.

O podríamos memorizar todos sus argumentos y repetirlos contra ellos y ver que pasa.

Lo mismo son como los Inmortales y solo puede quedar uno.

Quizá cuando se les junta se produce un choque en el continuo tiempo-espacio y explotan como un Gremlin en un microondas.

Gilipollas ¿nacen o se hacen?

Creo que un poco de cada.

Quiero decir, principalmente “se hace” por cosas que le han pasado en la vida, son inseguros y generan ese mundo de “tengo razón” para refugiarse.

Pero por otro lado, supongo que de por sí tiene una predisposición genética a ser Gilipollas, y las circunstancias harán combo con su naturaleza Gilipollesca, encauzándolo a una vida de tocapelotismo sin
limites.

fairlane.jpg

 

Probablemente si se hubiera cogido a tiempo, se le hubiera dado una ostia cuando tocaba, podría haberse evitado. Pero eso nunca ocurrió y ahora es tarde.

Porque esa es otra, la Gilipollas da igual lo que haga o diga, NUNCA se lleva la ostia que se merece. Ya puede hacer chistes chungos en un funeral, animar al Atleti en un partido del Madrid, jugar con Elfos o montarte broncas absurdas por cualquier sin-sentido; nunca recibirá el guantazo que se merece. Es como una protección divina que los cubre.

Así que, mis queridas abubillas, lo mejor que se puede hacer con ellos es taparlos para que no me cojan frío, e ignorarlos.

Como despido, os traigo un tema de Lordi, “Sincerely with Love”

Por lo demás, ya sabes. Dale a “me gusta”, asóciate, sigueme si quieres en Facebook y todo eso.

Un comentario en “Gilipollas. Gilipollas everywhere

  1. Lo has clavado, me he reido mientras lo leia porque efectivamente es asi, pero crees que vale la pena malgastar tu tiempo y tu esfuerzo con esta “casta” ?
    Yo hace muchos años que me propuse ignorar y eliminar de mi vida a todo ser inutil y vanal.
    un abrazo
    rafa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s