Mi Diosa Ninkasi

No soy especialmente creyente, ya que me considero Agnóstico, pero si tengo que creer en serio en alguien va a ser en esta Diosa: Ninkasi.

Cuando la descubrí supe que había algo especial entre ella y yo, una química especial que nos uniria forever and ever.

¿Por qué? os preguntaréis. O no. Pero lo voy a explicar igualmente.

Porque Ninkasi es la Diosa de la cerveza. Y no me refiero a que simplemente la bendiga, sino que la crea. Llisus-Cruaist convertía el agua en vino, pero Ninkasi crea la cerveza. ¡De la nada!

2_BEER

Pertenece a la mitología mesopotámica, nacida de agua dulce y burbujeante, declarada por Ninhursag (el que la creó) la que “sacia el corazón”. Y con este fin, Ninkasi crea birras todos los días. ¿Es o no es para hacerle un panteón?

Por lo visto fue creada, junto a otras siete deidades, para sanar a Enki, otro dios. Enki enterró su propio semen en la tierra (lo que comúnmente se llama pajilla campestre) y de ahí germinaron ocho plantas, a las que Enki no había decretado su función todavía, así que se las comió (siempre se ha sabido que los Dioses, serán muy divinos, pero hacen cosas muy raras) y enfermó. FInalmente, para sanarlo, Ninhursag, junto a los Anunaki (¿?) lo sana, usando para ello cada una de las plantas que había comido, dándole una propiedad curativa a cada una. El fragmento siguiente corresponde a Ninkasi, que es el importa.

¿ Mi Maestro, qué parte de vos (Ud) está enferma?

Mi boca está enferma

A la diosa Ninkasi (Reina que llena la boca), doy nacimiento de aquí en adelante para vos (Ud)”

  Entre otras cosas, ayudó al dios Lugalbanda a rescatar las tablas del destino del demonio Zu y es la hija del rey de Uruk y la alta sacerdotisa del templo de Ishtar.

   Como todo seguidor del programa “Ilustres ignorantes” sabe, los sumerios inventaron la escritura. Así mismo, dejaron para el recuerdo un poema dedicado a Ninkasi, bajo el nombre “Himno a Ninkasi” en el que se describe como hacer la cerveza, es decir, no es una receta sino un rezo. En lugar de decir cosas como “Padre nuestro questás en los cielos”,  pues se recitan salmos como : “Hierve el agua y échale lúpulo hasta que veas”. El Himno en sí, es el testimonio más viejo que hay de una relación directa entre la importancia del proceso de hacer la cerveza y la responsabilidad de la mujer con suministrar pan y cerveza a su casa (feministas, a mi no me liéis; escribo lo que leo). El resultado del proceso era un líquido sin filtrar, para lo que hacía falta usar pajitas, a base de usar pan, uvas y miel.

   A continuación pongo el Himno a Ninkasi, para que lo aprendáis, lo recitemos y lo transmitáis de generación en generación. Y si tocais música, no estaría de más que hicierais alguna canción al respective.

Himno a Ninkasi (4000 A.C.)

Nacida del agua corriente, cuidada tiernamente por los Ninhursag.
Nacida del agua corriente, cuidada tiernamente por los Ninhursag.

Habiendo fundado tu ciudad junto al lago sagrado, ella construyó sus grandes murallas para ti.
Ninkasi, habiendo fundado tu ciudad junto al lago sagrado, ella construyó sus grandes murallas para ti.

Tu padre es Enki, el Señor Nidimmud, tu madre es Ninti, la reina del lago sagrado.
Ninkasi, tu padre es Enki, el Señor Nidimmud, tu madre es Ninti, la reina del lago sagrado.

Eres la que maneja la masa [y] con tu gran pala mezclas en un pozo el bappir con dulces condimentos.
Ninkasi, tú eres la que maneja la masa [y] con tu gran pala mezclas en un pozo el bappir con [dátiles] miel.

Tú eres la que cocina el bappir en el gran horno, ordenando las pilas de granos pelados.
Ninkasi, tú eres la que cocina el bappir en el gran horno, ordenando las pilas de granos pelados.

Eres la que humedece la masa de malta en el suelo, mientras tus nobles perros apartan aún a los potentados.
Ninkasi, tú eres la que humedece la masa de malta en el suelo mientras tus nobles perros apartan aún a los potentados.

Tú eres la que pone en remojo la malta en una jarra, las olas se elevan, las olas caen.
Ninkasi, tú eres la que pone en remojo la malta en una jarra mientras las olas se elevan y las olas caen.

Eres la que extiende la masa cocida y triturada sobre grandes filtros de junco de junco [entretejido, la frescura vence;
Ninkasi, tú eres la que extiende la masa cocida y triturada sobre grandes filtros de junco [entretejido, y la frescura vence.

Eres la que sostiene en ambas manos la cerveza fresca, fermentándo[la] con miel [y] vino.
(Tú, la dulce cerveza nueva en la vasija) Ninkasi, (…) (Tú, la dulce cerveza nueva en la vasija) La cuba de filtrado, con su agradable sonido, tú la pusiste adecuadamente en una gran tina colectora.
Ninkasi, la cuba de filtrado, con su agradable sonido, tú la pusiste adecuadamente en una gran tina colectora.

Cuando derramas de la tina colectora la cerveza ya filtrada es [como] las crecidas del Tigris y del Éufrates,
Ninkasi, tú eres la que derramas de la tina colectora la cerveza ya filtrada,
y es [como] las crecidas del Tigris y del Éufrates.

  Y por si esto fuera poco, señora, un asteroide recibió el nombre de Ninkasi.

  Como despedida, os dejo con un canto mítico de… ¡la pequeña… Wendy!

   Hasta aquí hemos llegado, pequeñas abubillas mías. Otro día más.

   Si te ha gustado mínimamente, dale a like, comparte, opina cosas y si quieres más y mejor suscríbete.

Un comentario en “Mi Diosa Ninkasi

  1. Pingback: A Dios no se le Vota | Revelaciones de una Mente Bizarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s